fbpx
Carillas-dentales

¿Cuánto duran las carillas dentales? ¿Cuándo cambiarlas?

Descubramos cuánto duran las carillas dentales, en qué casos pueden perderse y cuándo es aconsejable aplicarlas. Estas preguntas las hacen con frecuencia los pacientes de DoctorToledo que desean someterse a un tratamiento de estética dental para recuperar la belleza de su sonrisa, utilizando las ya famosas carillas dentales.

También conocidas como carillas de porcelana, estas estructuras protésicas tienen la capacidad de cambiar significativamente la apariencia de los dientes y darles un blanco perfecto, ocultando manchas, decoloraciones y defectos de forma.

En ocasiones, además de un excelente resultado estético, la aplicación de carillas puede suponer también una mejora de la función y la masticación. Técnicamente, se trata de carcasas de porcelana muy finas (un material también conocido como cerámica), diseñadas a medida con extrema precisión, siguiendo las características estéticas del rostro del paciente.

Estas finas carillas (de entre 0,3 y 0,7 milímetros de grosor) se fabrican a partir de una impresión en el laboratorio y luego se fijan a la superficie exterior de los dientes mediante cementos dentales de alta resistencia. Antes de aplicar las carillas, hay que preparar el esmalte sobre el que se van a adherir, eliminando una pequeña porción del mismo.

En el caso de dientes desgastados, desgastados o especialmente finos, a veces es posible proceder directamente a la aplicación de carillas dentales, saltándose la fase de limado. El tratamiento dental estético puede llevarse a cabo sólo en algunos elementos especialmente dañados o en toda la arcada dental, dependiendo de los deseos del paciente y de las necesidades de cada caso concreto, tras una cuidadosa evaluación por parte del dentista.

¿Cuándo existe el riesgo de perder las carillas dentales estéticas?

¿Cuándo y por qué existe el riesgo de perder las carillas dentales? Por lo general, si son diseñados, fabricados y colocados profesionalmente por un dentista realmente experimentado en odontología estética, esta eventualidad ocurre más bien poco.

Para la adhesión de las carillas se utilizan cementos permanentes de muy alta resistencia, que ofrecen un alto grado de adhesión y permiten al paciente lucir su nueva sonrisa con total seguridad y serenidad. Sin embargo, cuando se decide abordar el tratamiento con chapas, hay que tener algunos cuidados en su uso y mantenimiento.

Evitar el uso de los nuevos dientes para fines inadecuados es el primer paso que hay que dar para que las carillas se mantengan bien y duren mucho tiempo, protegiéndolas de traumas y roturas. En este sentido, hay que tener cuidado con:

  • No muerda con fuerza los alimentos que estén demasiado duros;
  • Evite levantar tapones de botellas con los dientes, así como romper hilos de coser, morder bolígrafos u otros hábitos perjudiciales;
  • Eliminar el hecho de morderse las uñas;
  • Utiliza siempre una férula para dormir si sufres de bruxismo.

Para mantener sanos los dientes que se encuentran debajo de las carillas de porcelana, también es esencial mantener una buena higiene bucal. Hay que cepillarse bien los dientes en casa y visitar al dentista con regularidad para realizar limpiezas dentales y revisiones rutinarias. Esto ayuda a mantener la salud de los tejidos dentales sobre los que se aplican las carillas, proporcionándoles una base de apoyo óptima.

¿Cuándo se deben colocar las carillas?                                               

Veamos ahora cuándo es aconsejable la colocación de carillas y qué defectos puede corregir este tratamiento estético de la dentadura. Mediante el uso de carillas, podemos cambiar el color y la forma de los dientes, eliminando cualquier decoloración del esmalte y armonizando la sonrisa con el rostro del paciente.

La aplicación de carillas de porcelana también es adecuada para modificar la longitud de las coronas dentales, con el objetivo de restaurar una dentadura poco visible y desgastada por patologías orales como el bruxismo, o traumas previos.

Además de transformar los dientes, haciéndolos más largos y visibles, las carillas facilitan la resolución de casos de erosión dental, cuando ningún otro tratamiento es eficaz para restaurar el esmalte dental.

Los diastemas, es decir, el espacio excesivo entre los dientes, es otro defecto estético que se puede tratar con esta técnica. Más conservadoras que las coronas dentales tradicionales, las carillas son la forma ideal de llevar a cabo un trabajo de rehabilitación oral, consiguiendo una mejora significativa de la estética y unos resultados de primer nivel.

Se prefieren a las coronas y puentes dentales, especialmente cuando hay una buena cantidad de tejido sano para aplicarlas. Como cada necesidad es diferente, será el dentista quien proponga el mejor tipo de prótesis dental para tratar cada caso concreto, atendiendo también a los deseos y gustos estéticos del paciente.

Un diagnóstico preciso por parte del dentista garantizará no sólo una sonrisa perfecta y armoniosa, sino también una larga vida de los nuevos dientes, minimizando el riesgo de desprendimiento o rotura de las placas de cerámica. Según algunas estadísticas, la vida útil de las carillas dentales se estima en unos diez años. Con un uso y un mantenimiento adecuados, pueden durar incluso algunos años más.

Si lleva tiempo soñando con unos dientes blancos, alineados y perfectos que por fin pueda mostrar con orgullo, acuda a expertos dentales. Le ayudarán a conseguir la sonrisa que siempre has querido.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now ButtonLLAMA YA Ir arriba