fbpx
tipos de bruxismo

¿Qué tipos de bruxismo existen?

La mala higiene bucal puede ser la causa más común de los problemas dentales y de encías, pero no es ni mucho menos la única. El rechinar de dientes crónico, una condición conocida como “bruxismo”, puede desgastar el esmalte y exponer los dientes a las caries.

También puede hacer que los dientes se astillen o fracturen, crear dolor dental y/o hipersensibilidad, provocar daños en el interior de las mejillas o la lengua (que han sido “masticadas” involuntariamente), provocar un dolor de cabeza crónico y producir dolor de mandíbula o incluso un trastorno de la ATM. En los casos más extremos, el rechinar de dientes sin tratar puede desgastar los dientes hasta convertirlos en muñones, provocar una desalineación de los dientes o incluso acabar con la pérdida de los mismos.

Tres tipos de rechinar de dientes a tener en cuenta

Como hemos visto, el bruxismo puede ser un asunto serio, y aunque los casos muy leves pueden no requerir tratamiento profesional, otros casos ciertamente sí. Pero también es importante distinguir los tipos básicos de bruxismo, cada uno de los cuales puede requerir un enfoque diferente:

Bruxismo del sueño

El bruxismo durante el sueño es una actividad repetitiva de los músculos de la mandíbula que se caracteriza por apretar o rechinar los dientes y/o por el apriete o empuje de la mandíbula. En la medicina del sueño, se ha descrito como un trastorno del movimiento relacionado con el sueño que se caracteriza por movimientos repetitivos simples y excitaciones transitorias durante el sueño.

En odontología, el bruxismo del sueño se ha descrito como un comportamiento. En cuanto a las consecuencias, el bruxismo del sueño puede provocar el desgaste de los dientes, la fractura de las restauraciones, el trastorno temporomandibular, la cefalea y el dolor muscular orofacial. La terapia odontológica incluye procedimientos paliativos como placas protectoras y cuidados de la articulación temporomandibular, además de la atención multidisciplinar de los factores asociados. Existe controversia entre los investigadores sobre la asociación entre los factores emocionales y el bruxismo

Bruxismo despierto

El bruxismo despierto es menos común y un poco más fácil de identificar y tratar. Puede ser que aprietes los dientes con fuerza o los rechines cuando estás sometido a un gran estrés.

El bruxismo despierto suele ser tratado por dentistas y cirujanos maxilofaciales mediante varias modalidades de tratamiento, como el asesoramiento sobre los factores desencadenantes, la relajación, las férulas oclusales y las inyecciones de toxina botulínica tipo A.

No realizar el correspondiente tratamiento puede estar ligado a una serie de problemas bucadentales y de salud como dolor en la mandíbula, “migrañas”, desgaste o rotura de los dientes, etc.

Bruxismo infantil

Se estima que entre el 15% y el 33% rechinan los dientes. Los dos periodos principales son cuando salen los dientes de leche y cuando salen los dientes permanentes, y en la mayoría de los casos, el problema desaparece a partir de entonces. Pero, si continúa, su hijo puede necesitar ayuda.

En el caso del bruxismo infantil podemos encontrar los tipos ya mencionados: bruxismo de sueño y bruxismo despierto.

¿Cómo puedo dejar de rechinar los dientes?

El tratamiento del bruxismo varía de un tipo a otro y de una persona a otra. Su periodoncista puede ayudarle a encontrar la causa principal de su problema o el de su hijo y recomendarle soluciones eficaces.

En los casos más leves, es posible que simplemente tenga que encontrar formas de desestresarse, como por ejemplo mediante el asesoramiento, haciendo más ejercicio o incluso obteniendo una receta para ciertos medicamentos relajantes de los músculos. Reducir el consumo de cafeína (café, refrescos, té y chocolate), el consumo de alcohol y el uso de chicles también puede ayudar.

Durante el día, evite masticar un lápiz o utilizar los dientes para abrir los envases. Coloque la lengua entre los dientes para comprobar si siente que le entran ganas de apretar y rechinar los dientes. Sostener un paño caliente contra la mejilla también puede ayudar.

Los métodos mencionados anteriormente pueden funcionar para el bruxismo despierto, pero durante la noche, a los que padecen bruxismo del sueño se les suele recetar un protector bucal especial.

En el caso de los niños que rechinan los dientes de forma crónica, intenta ayudarles a evitar el exceso de estrés, especialmente justo antes de irse a dormir. Dales un masaje o haz que hagan estiramientos para relajar los músculos. Dales de beber mucha agua y una dieta saludable.

En el caso de los niños de edad preescolar y menores, eso es todo lo que hay que hacer. Pero si el rechinar de dientes continúa a edades más avanzadas, acude al periodoncista, ya que tu hijo podría necesitar un protector nocturno o una corona temporal.

El rechinar de dientes no es un asunto menor. Puede provocar graves problemas dentales.

Conclusión de los tipos de bruxismo

El bruxismo despierto difiere del bruxismo del sueño en su etiología, prevalencia y diagnóstico. Por supuesto, lo más evidente es que se diferencia del bruxismo del sueño en que se produce durante el día. Las opciones de tratamiento suelen ser las mismas para todos los tipos de bruxismo, aunque existen protectores bucales diurnos a medida que son más finos y están diseñados pensando en los bruxistas diurnos.

Contacta con nosotros si tienes cualquier duda, en Doctor Toledo disponemos de los mejores especialistas. Llama e infórmate sin compromiso.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba