fbpx

Carillas dentales y fundas dentales: tipos y diferencias

Dientes blancos, dientes alineados, dientes del mismo tamaño… son el sueño de muchos de nosotros. Lucir una sonrisa perfecta no es tan difícil cuando te pones en manos expertas como las nuestras. Hoy en día, hay infinidad de tratamientos que, ya sea por estética o por salud bucodental, nos ayudan a mejorar la sonrisa que tenemos.

Algunos de estos tratamientos consisten en la reparación o sustitución de la pieza dental afectada por una carilla o funda, pero, ¿conoces la diferencia entre cada uno de estos tratamientos? En Doctor Toledo te lo contamos.

Carillas dentales

Las carillas dentales son perfectas cuando optas por mejorar tu sonrisa con una finalidad estética. El tratamiento consiste en pegar mediante compuestos especiales una pequeña lámina de porcelana o resinas, según el tipo que elijas, sobre la parte delantera de tu diente.

Sin embargo, has de saber que en ambos casos se procederá a limar y modificar tu diente original para adaptarlo a este tratamiento, por lo que no será un proceso reversible y el uso de las carillas será de por vida a no ser que se opte por un tratamiento posterior de fundas o coronas.

¿Qué tipos de carillas dentales existen?

Podemos encontrar dos tipos de carillas dentales en el mercado:

  • Carillas de composite: El proceso de colocar una carilla de composite en el diente comienza por lijar el tuyo original hasta reducir su tamaño. Posteriormente, con una pasta compuesta de resinas y químicos, el dentista dará forma a tu diente en un proceso similar a crear uno prácticamente desde cero.

Una vez que el diente ha adquirido la forma que el dentista estima oportuna, acorde con las necesidades del paciente, se procede a aplicar una luz led para endurecer el material que se ha aplicado sobre el diente.

  • Carillas de porcelana: Son la solución perfecta para la modificación del color o forma de tu diente. Como en el caso de las carillas de composite, el primer paso es lijar tu diente hasta conseguir un tamaño más reducido de la pieza original para la posterior aplicación de la carilla. En este caso se trata de finas láminas de porcelana, a la medida de tu diente, que se pegarán al mismo mediante cementos y resinas especiales.

Cabe destacar que para la aplicación de este tipo de carillas es necesario realizar un molde de tu boca para conseguir una impresión exacta y poder realizar después las piezas a tu medida.

Diferencias entre carillas de composite y carillas de porcelana

Una de las diferencias principales a la hora de hablar de un tipo u otro de carilla es el precio. Las carillas de composite son más económicas que las de porcelana, sin embargo, son menos resistentes. Además, por su composición porosa son más susceptibles de teñirse y volver al color original.

Ventajas de las carillas dentales

Las carillas dentales son piezas finas de porcelana que se colocan en la parte delantera de los dientes, ayudando a mejorar problemas estéticos. Son del mismo color que el diente y lo mejor de todo es que son semi-permanentes.

Usar carillas dentales tiene multitud de ventajas. A continuación, destacamos las más importantes:

  1. En caso de tener los dientes amarillos, esta es una solución perfecta para el blanqueamiento inmediato de la sonrisa.
  2. Si posees dientes torcidos, las carillas son una gran opción para mejorar la estética de los dientes.
  3. Si el esmalte de tus dientes está desgastado, pueden ser una gran alternativa para disimular o reemplazar dicho esmalte.
  4. Son útiles para corregir espacios entre los dientes.
  5. La duración de las carillas es de, aproximadamente, entre 10 y 15 años, por lo que es considerado un tratamiento semi-permanente.
  6. Están fabricadas con un material muy resistente, por lo que los pacientes no deberán renunciar a sus comidas favoritas al usarlas.
  7. En caso de que una pieza se fracture, se puede reparar fácilmente.

¿Cómo se colocan las carillas dentales?

El proceso para colocar las carillas es bastante sencillo. Es indispensable tener una cita previa con el dentista para que este pueda hacer una impresión de la zona que se desea tratar, con la finalidad de ajustar el tamaño de las piezas de porcelana.

Al tener las piezas listas, es necesario limar un poco el diente para que la porcelana se ajuste correctamente tanto al diente como a la encía y de esta manera su presencia sea casi imperceptible. Luego, para finalizar el proceso, cada pieza se pega al diente con cemento resinoso.

Es importante saber que el cuidado de las piezas debe ser igual que el de los dientes permanentes, es decir, hay que cepillarse como mínimo 2 veces al día y hacer uso del hilo dental diariamente.

Fundas dentales

Una funda dental se podría definir como una prótesis fija que se coloca encima de tu diente original y sirve para corregir aspectos estéticos o de salud bucodental. Este método es confundido con las carillas dentales en multitud de ocasiones, pero la diferencia radica en que las carillas únicamente cubren la parte delantera del diente mientras que las fundas lo envuelven entero.

El uso de fundas puede tener tres utilidades:

  • El remplazo de dientes por ausencia de los mismos.
  • Refuerzo del diente por ser pequeño, debilitado, etc.
  • Por estética, para perfeccionar tu sonrisa.

Para su colocación también es necesario limar previamente el diente natural con el fin de reducir su tamaño y que, de esta manera, se pueda colocar la funda de forma adecuada sobre este diente original.

Tipos de fundas

Del mismo modo que ocurre con las carillas dentales, podemos encontrar diversos tipos de fundas, siendo las más conocidas:

Fundas de porcelana: El material utilizado es la porcelana pura, un material resistente y duradero que dará a tu diente forma y color según tus necesidades.

Fundas de cerámica: En su composición no se encuentra el metal, lo que las hace más estéticas Sin embargo, son menos resistentes que las de metal o circonio.

Fundas de circonio: Ofrecen una gran resistencia y muy buenos resultados en cuanto a la estética final de tu sonrisa. Sin embargo, el principal inconveniente es el precio elevado de las mismas. No son tan baratas, pero son la mejor opción.

Fundas de metal – porcelana: En primer lugar, se realiza la funda en metal y posteriormente se recubre con porcelana. Son las menos estéticas en comparación con las demás, ya que la retracción de la encía, en multitud de ocasiones, deja al descubierto la parte de metal de la funda.

Fundas de composite: Son las fundas más económicas, sin embargo, son las menos resistentes. Normalmente, son utilizadas de manera provisional hasta optar por otra forma de remodelación de tu sonrisa. Este tipo de funda no es recomendable para su uso a largo plazo.

Desde la Clínica Doctor Toledo te recomendamos que, si estás pensando en mejorar la estética de tu sonrisa o tienes problemas de salud bucodental y quieres realizarte alguno de estos tratamientos, nos pidas ayuda y consejo. Nosotros te brindaremos todas las posibilidades que estén a nuestro alcance para que tu sonrisa recupere ese aspecto que deseas. La confianza y nuestro trato cercano son los que nos hacen situarnos como una de las mejores clínicas dentales en Zaragoza. ¡Te esperamos!

5 comentarios en “Carillas dentales y fundas dentales: tipos y diferencias”

  1. Me use fundas comunes y mis dientes en dos meses están amarillo quiero reemplazarlas x porcelana creo que son carillas no fundas cuanto me sale cada una.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Call Now ButtonLLAMA YA