fbpx
cepillo de dientes

¿Con qué frecuencia se debe cambiar el cepillo de dientes?

A menudo nos damos cuenta de que es hora de cambiar nuestro cepillo de dientes sólo cuando sus cerdas se han deformado totalmente, pero para entonces ya es demasiado tarde.

En primer lugar, tras unas semanas de uso, las cerdas pierden la resistencia que les permite eliminar la placa de forma adecuada, a prueba de ello son las cerdas deformadas que ya no son capaces de realizar su función.

En segundo lugar, un factor no menos importante a tener en cuenta a la hora de decidir cuándo cambiar el cepillo de dientes (manual o eléctrico) es la formación de hongos y bacterias que -a largo plazo- pueden acumularse entre las cerdas.

Tenga en cuenta que su cepillo de dientes elimina la placa, el sarro y los residuos de alimentos de los dientes, todo lo cual puede contaminar las cerdas a largo plazo; también está constantemente mojado, y el agua crea un entorno húmedo en el que las bacterias y los hongos pueden crecer fácilmente, por no mencionar que los cepillos de dientes suelen estar en el cuarto de baño, normalmente un entorno ya húmedo.

Por lo tanto, ¿con qué frecuencia se debe cambiar el cepillo de dientes?

La respuesta que escuchamos con más frecuencia es “cada tres meses”; sin embargo, es una afirmación que debe tomarse con pinzas.

En general, un cepillo de dientes puede durar 12 semanas, pero hay que tener en cuenta una serie de factores que podrían llevar a cambiar el cepillo de dientes mucho antes.

  • La forma en que cada persona se cepilla los dientes. Hay algunas personas que se cepillan muy vigorosamente y por eso las cerdas se deforman antes.
  • La frecuencia con la que se cepilla los dientes durante el día. Los que se cepillan después de cada comida -desayuno, comida, merienda, cena- necesitarán cambiar el cepillo de dientes con más frecuencia que los que se cepillan sólo por la mañana y por la noche.
  • El tipo de cepillo de dientes que estamos utilizando: cerdas duras, cerdas blandas, calidad del cepillo, etc.

Lo que acabamos de decir se refiere a la eficacia del propio cepillo de dientes y sus cerdas; pero hay otras situaciones en las que un cepillo de dientes, aunque siga siendo eficaz para eliminar la placa, debe cambiarse rigurosamente:

  • Tras un proceso vírico o una infección que haya afectado a la cavidad bucal: los gérmenes pueden anidar entre las cerdas del cepillo de dientes y reactivar la infección en nuestro organismo
  • Después de darse cuenta de que tiene una caries: puede haber bacterias cariogénicas (causantes de caries) en su cepillo de dientes; en esta situación, sin embargo, debe actuar lo antes posible para eliminar el tejido cariado.

Trucos para mantener tu cepillo limpio

  • Después de usar el cepillo de dientes debemos enjuagarlo bajo el grifo con cuidado; luego sacudirlo para eliminar la mayor cantidad de agua posible de las cerdas.
  • Es fundamental que el cepillo de dientes se seque completamente entre cada uso; por lo tanto, evite cubrir el cabezal con un capuchón de plástico (que crea un ambiente húmedo favorable a la proliferación de bacterias) y colóquelo en posición vertical para que se seque.
  • Evitar que los cepillos de dientes de la familia se toquen entre sí; para mantenerlos separados, se puede utilizar un vaso cerrado con varios agujeros para poner todos los cepillos de dientes que queden en posición vertical, a una distancia adecuada entre sí (si utilizamos un cepillo de dientes eléctrico, mantenemos todos los cabezales separados)
  • No compartir el mismo cepillo de dientes, ni siquiera entre los miembros de la familia

Antes hemos dicho que no hay que utilizar el capuchón de plástico para cubrir el cepillo de dientes: “aprisionar” las cerdas cuando aún están húmedas crea un ambiente húmedo en el que los gérmenes y los hongos se multiplican fácilmente.

El capuchón de plástico se puede utilizar en los viajes, cuando tenemos que llevar el cepillo de dientes con nosotros y no queremos que las cerdas entren en contacto con otros objetos; sin embargo, debemos acordarnos de quitarlo una vez que hayamos llegado a nuestro destino y, sobre todo, de volver a ponerlo sólo cuando las cerdas estén completamente secas.

El cuidado dental es un proceso muy importante en nuestro día a día. Si tienes más dudas, acude a profesionales del sector y así garantizar el higiene bucal más adecuado para ti.

¿Cada cuánto tiempo debemos cambiar el cepillo eléctrico?

Digamos que se aplica la misma regla: podemos utilizar 3 meses como indicación, pero tenemos que prestar atención al estado de las cerdas del cabezal del cepillo; si se deforman antes, tenemos que cambiarlo.

Algunos cepillos eléctricos tienen cabezales con cerdas de colores que se desvanecen con el uso: normalmente, cuando estas cerdas han perdido completamente su color, es el momento de sustituir el cabezal del cepillo.

Evidentemente, las mismas instrucciones que hemos dado antes para el cepillo manual se aplican también al cepillo eléctrico: hay que enjuagar bien el cabezal del cepillo, agitarlo para eliminar el agua, no taparlo, secarlo en posición vertical y cambiarlo (aunque las cerdas sean nuevas) en caso de infección. Una buena higiene bucal depende mucho de los hábitos que tengamos a la hora de cepillarnos los dientes: para una boca limpia y sana el cepillo de dientes debe estar siempre “en forma”, así que recuerda cambiarlo en cuanto lo necesites.

En Clínica Doctor Toledo cuidamos de tu sonrisa. Disponemos de los mejores especialistas para el cuidado, la prevención, el diagnostico, tratamientos o rehabilitaciones de enfermedades dentales. Es importante saber cómo aplicar un cuidado primario para evitar ciertos hábitos que puedan ser perjudiciales para nuestra salud bucal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba