fbpx
limpieza profesional

¿Cada cuánto tiempo debes hacerte una limpieza profesional?

Una buena salud dental requiere en todo caso de una rutina de higiene bucal adecuada. Esta debe incluir el cepillado diario de los dientes tras cada comida con pastas dentífricas adaptadas a las necesidades de la dentadura de cada persona, el uso de hilo dental y, en su caso, de colutorios específicos. Pero además, es imprescindible visitar periódicamente al dentista para la realización de una limpieza bucal profesional.

Dada la importancia de hacerse de forma periódica limpiezas dentales profesionales, desde Doctor Toledo te contamos con qué frecuencia se recomienda realizar este tipo de limpiezas, cómo se realizan y cuáles son las consecuencias de no hacerlas de forma frecuente.

¿Qué es una limpieza dental profesional?

La limpieza dental profesional es una técnica odontológica practicada por un odontólogo o higienista bucal profesional, que permite eliminar el sarro y la placa bacteriana depositada entre los dientes como consecuencia de la acumulación de suciedad que nuestra higiene oral diaria no nos permite eliminar.

Esta técnica también recibe el nombre de profilaxis dental, por tratarse de una herramienta destinada a prevenir la aparición de patologías bucales, como por ejemplo las caries, la gingivitis, la halitosis o las enfermedades periodontales.

Además, realizando limpiezas dentales profesionales de forma periódica, garantizamos la detección de cualquier patología periodontal que pueda aparecer, lo que permite erradicarla de forma eficaz en el menor tiempo posible.

¿Cada cuánto tiempo debo realizarme una limpieza profesional?

La periodicidad con la que un paciente debe someterse a una limpieza profesional depende de su salud dental y las características de su dentadura, pero en todo caso, es necesaria su realización al menos una vez al año.

Sin embargo, tratándose de personas propensas a la formación de cálculo en sus dientes o con hipersensibilidad dental, se recomienda su práctica cada seis meses.

¿Cómo se realiza una profilaxis dental?

Existe una amplia variedad de aparatos y utensilios que pueden emplearse para la realización de una profilaxis dental, pero el procedimiento más común incluye los siguientes pasos:

En primer lugar, se procede a la eliminación del sarro y la placa bacteriana acumulada entre los dientes, en la superficie de estos y sobre la línea de las encías, mediante el uso de una punta de ultrasonido que permite eliminar los depósitos de suciedad utilizando agua a presión con una ligera vibración.

También puede aplicarse seda dental y cepillos especializados en eliminar la placa acumulada entre los dientes.

Posteriormente, el profesional procede a eliminar las manchas dentales que hubiesen podido aparecer de forma superficial mediante el pulido con pastas específicas. Sin embargo, en el caso de manchas especialmente resistentes, puede ser más recomendable utilizar otro tipo de instrumentos, como por ejemplo un aeropulidor con spray de bicarbonato.

Estas manchas pueden aparecer como consecuencia, entre otros motivos, de la ingesta de determinados alimentos con propiedades colorantes como el café, el té, las bebidas azucaradas y gaseosas o las frutas y verduras de colores intensos como la remolacha, los frutos rojos, los arándanos o las cerezas.

Finalmente, si el profesional lo considera necesario, procederá a la aplicación de flúor en la dentadura, con el fin de proteger el esmalte dental de los ácidos generados por la placa bacteriana y otros agentes externos que producen su desmineralización.

¿Se utiliza anestesia en una limpieza dental?

Las limpiezas dentales profesionales no requieren de anestesia, salvo en casos concretos en que por circunstancias del paciente puedan resultar especialmente dolorosas. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en supuestos de inflamación gingival, alta sensibilidad en los dientes o cuando haya que eliminar cantidades de sarro de mayor magnitud que la habitual.

¿Cuánto dura una limpieza?

Su duración dependerá de la cantidad de placa bacteriana y sarro que sea necesario desincrustar y expulsar del diente, pero como norma general no suelen abarcar un periodo de tiempo superior a treinta minutos.

Además, las limpiezas bucales profesionales son distintas a los curetajes, que se centran en la limpieza de la parte del diente que queda por debajo de la línea de la encía, mediante el uso de técnicas de raspado y alisado radicular de las piezas dentales.

¿Qué ocurre si no me hago limpiezas profesionales de forma frecuente?

No llevar a cabo de forma frecuente una limpieza dental profesional incrementa las posibilidades de sufrir afecciones en la boca. La acumulación de depósitos de cálculo y bacterias en nuestros dientes durante demasiado tiempo favorece la aparición de caries.

A su vez, las caries, definidas como infecciones bacterianas que dañan los tejidos de los dientes como consecuencia de los ácidos segregados por la placa bacteriana, cuando no son diagnosticadas y tratadas a tiempo, pueden dar lugar a la aparición de abscesos dentales.

La falta de limpiezas dentales también incrementa la probabilidad de que se produzca la inflamación y enrojecimiento de las encías del paciente. En un primer estadio de la enfermedad, esta inflamación recibe el nombre de gingivitis. Sin embargo, cuando la infección alcanza al hueso del diente, se denomina periodontitis. Esta periodontitis se considerará avanzada cuando haya alcanzado al nervio dental.

Si estás pensando en hacerte este tipo de limpieza, desde Doctor Toledo te animamos a que no dudes más y contactes con nosotros. Diagnosticaremos el estado de tu boca y solucionaremos cualquier problema que puedas tener.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Call Now ButtonLLAMA YA