fbpx

¿Por qué es necesario cambiar los empastes dentales con el paso del tiempo?

Una pregunta que todos los pacientes se hacen a menudo es cuándo es el momento adecuado para sustituir un empaste antiguo.

La vida útil de un empaste depende principalmente de la calidad del mismo y del mantenimiento de la higiene bucal, pero con el tiempo los empastes pueden perder su color, oscurecerse o tener manchas. Si te haces revisiones periódicas, tu dentista podrá determinar si ha llegado el momento de sustituir el empaste.

No obstante, si te gustaría saber cuándo es el momento apropiado para acudir a tu clínica dental y cambiar tu empaste, en este artículo te contamos todo lo que debes saber. Desde Doctor Toledo te explicamos cuándo es el momento adecuado para sustituir un empaste dental y cuáles son las razones más comunes para hacerlo.

Revisión periódica de los empastes

Haciéndote revisiones periódicas, puedes mantener una boca sana. En cada examen, tu dentista comprobará si hay caries o inflamaciones, así como el estado en el que se encuentran los empastes existentes.

Un examen más detallado es posible con una imagen radiológica. Lo más habitual es que se realice una revisión mediante la que se pueda establecer la presencia de caries bajo los empastes antes de la aparición de síntomas como dolor al morder, sensibilidad al frío o al calor, reacción al dulce o astillamiento del diente.

Si el empaste dental no se revisa, puede dificultar el mantenimiento de la higiene bucal y favorecer la aparición de caries e inflamación.

Principales razones para cambiar los empastes dentales

Caries dentales

La razón principal para realizar un empaste es rellenar una cavidad en el diente causada por la caries y la inflamación.

El dentista limpiará la caries en primer lugar y después tendrá que reconstruir el diente con materiales de relleno. Es importante tener en cuenta que la caries también puede producirse en los dientes que ya han sido empastados y tratados (sin nervio).

La caries aparece con mayor frecuencia en la unión entre el diente y el empaste, y la pigmentación es visible, es decir, puede verse un cambio de color en el borde del empaste. En este caso, el dentista debe valorar si es necesario sustituir todo el empaste o simplemente pulir el borde coloreado.

Las excepciones son, sin duda, los dientes delanteros, que son también los más visibles de la boca y cuyo aspecto influye en gran medida en nuestra estética.

Por otra parte, la gran mayoría de las personas tienen o han tenido un empaste con relleno negro en la boca. Estos empastes deben ser revisados y, si es necesario, sustituidos por otros con relleno blanco.

Si el empaste negro es estable, funcional y no se ha formado ninguna caries debajo de él, la sustitución no es necesaria, excepto por razones estéticas, ya que por su color estos empastes son más visibles. También pueden simplemente pulirse si han perdido su brillo.

Sería necesario sustituir un relleno negro en los siguientes casos:

  • Presencia de caries.
  • Fractura del relleno.
  • Desgaste del relleno.

Empastes dañados

Si el empaste antiguo tiene lesiones visibles incluso a simple vista o tienes dolor al masticar, deberías sustituirlo. Los empastes antiguos pueden haber sufrido un traumatismo o simplemente haberse desgastado con el tiempo.

La presencia de lesiones también podría favorecer la acumulación de residuos de alimentos o bacterias y, por tanto, la aparición de nuevas caries. En este caso, el dentista tendrá que retirar el antiguo empaste, tras un cuidadoso análisis que incluye la toma de imágenes, y proceder al tratamiento del diente, pudiendo incluso recurrir a la desvitalización.

Alergias

Los empastes antiguos, sobre todo cuando están desgastados, pueden liberar metales dañinos para el organismo que pueden ser alérgenos potenciales. En tales circunstancias, puedes notar un enrojecimiento de la zona o la presencia de ampollas o lesiones. En estos casos, el empaste debe ser sustituido.

Estética

En muchas ocasiones, los empastes antiguos son de color grisáceo y pueden suponer una molestia estética. En estos casos, el dentista valorará la posibilidad de sustituirlos por nuevos empastes de resina o composite, que son materiales muy innovadores y con excelentes resultados estéticos

Otras razones

Además de las razones mencionadas, otros motivos por los que puede ser necesario cambiar un empaste dental son:

  • Mala calidad de los materiales.
  • Relleno agrietado.
  • Desgaste.

Por lo tanto, los empastes solo deben sustituirse tras una consulta odontológica y si existe una necesidad clínica real. Esto ocurre generalmente en presencia de:

  • Fracturas o lesiones.
  • Infecciones.
  • Dolor al masticar.
  • Hipersensibilidad.

La decisión de rehacer un empaste debe ser siempre consensuada con tu dentista, que será en última instancia quien valore si es necesario sustituir el empaste dental.

Si tienes cualquier duda, contacta con nosotros sin compromiso y te ayudaremos a resolver tu problema.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Call Now ButtonLLAMA YA